COCHINILLA EN MANGO

La cochinilla es una de las principales plagas del mango a nivel mundial y, concretamente, en España. Donde es la plaga que produce mayores pérdidas debido al daño estético que provoca en el fruto.

En este post hablamos de la cochinilla que afecta al mango en general. Son varias las familias de cochinilla que afectan al mango, aun así, sus síntomas suelen ser parecidos y, aunque hay algunas que afectan más a la apariencia del fruto que otras, es importante hacer lo posible para controlar esta plaga.

DIAGNÓSTICO DE COCHINILLA

Diagnosticar si tu cultivo tiene o no cochinilla, es bastante sencillo, prueba a buscar en las hojas y frutos de los lugares donde se desarrolla, principalmente en las zonas más sombreadas del árbol, ocupando preferentemente las zonas bajas y el interior de la copa. En la foto 1 y en la foto 2 podrás ver diferentes familias de cochinilla que afectan al mango tanto en fruto como en hojas.

Aunque saber si el cultivo tiene cochinilla o no, es fácil, diagnosticar la familia concreta que nos afecta es más complicado. Por ello es importante ponerse en contacto con un experto en la materia que sepa diferenciarlas y tratarlas.

Foto 1: dos mangos afectados por familias de cochinilla diferentes.

SÍNTOMAS Y DAÑOS

La cochinilla del mango provoca daños en tallos, hojas y frutos, alimentándose de la savia y originando un debilitamiento general de la planta, reduciendo el vigor y el tamaño de la hoja, la aparición de decoloraciones amarillas en las mismas, caída de hojas, muerte de ramas e incluso del árbol. Además, producen una melaza sobre las partes afectadas que favorece el ataque de diversos hongos. 

Los ataques graves pueden producir una disminución de la capacidad fotosintética, floración deficiente, seca de ramas jóvenes e incluso la muerte del árbol en casos extremos. En hojas, ocasiona manchas cloróticas y muerte de las zonas afectadas, llegando a producir defoliaciones en ataques intensos. 

En frutos, aunque no causa daños en la parte interna, produce manchas rosadas alrededor de las zonas atacadas, pudiendo alterar la maduración y depreciando su calidad y valor comercial. Estas pérdidas pueden suponer hasta el 50% del volumen de la cosecha si no se controla la plaga a tiempo.

Foto 2: hojas de mango afectadas por familias de cochinilla diferentes.

PRÁCTICAS CULTURALES

Se recomienda mantener los árboles bien podados y aireados para reducir las poblaciones de la cochinilla blanca. Las podas se realizarán después de la cosecha, ya que la aireación de los árboles disminuye la incidencia de la plaga y favorece la aplicación de los posibles tratamientos. Además, se deben eliminar y destruir las ramas afectadas para evitar la propagación de esta plaga.

Las hormigas son transmisoras de esta plaga, por lo que favorecen y facilitan su propagación. Otra práctica agrícola para evitar que la plaga se extienda y que funciona muy bien en las fincas que trabajamos, es poner en marcha un tratamiento ecológico contra las hormigas para evitar que accedan a los árboles.

TRATAMIENTO COCHINILLA

Aunque la cochinilla puede ser controlada por diversos productos químicos, la mayor parte de ellos no están permitidos en la Unión Europea, no se recomiendan porque pueden causar daños al follaje del mango o no tienen registro para este cultivo, por lo que hay que elegir cuidadosamente los productos con los que vamos a controlarla.

Antes de comenzar ningún tratamiento, es importante conocer el tipo de cochinilla que afecta a nuestro cultivo, de esta forma podremos atacarla de una forma u otra.

Para ello, recomendamos hablar con uno de nuestros técnicos, o con un experto en la materia, para que pueda evaluar y asesorar según cada caso.

Recommended Posts

Dejar un comentario